Eneatipo 5. Avaricia

Ediciones La Llave

Psicología de los eneatipos. Avaricia. Mezquinos, arrogantes e indiferentes.

Publicada la obra monográfica sobre el Eneatipo 5, coordinada por la Fundación Claudio Naranjo, en el que se hace un exahustivo repaso de sus características, cómo se manifiesta la avaricia entre los distintos subtipos (conservación, social, sexual), analogías con otras figuras psicológicas, y los posibles caminos hacia la sanación de su neurosis.

Naranjo, C. (2021). Avaricia. Mezquinos, arrogantes e indiferentes. Barcelona: Ediciones La Llave.

Eneatipo 8: Lujuria

«Humor al Diván», Tute

La lujuria se manifiesta como una tendencia al exceso y una búsqueda vengativa de verdad y justicia. La pasión de intensidad compensa una oculta falta de viveza interior. Hay una exageración de la necesidad y un impulso a seguir la acción que lleva a satisfacerla. En esta acción no hay límites ni culpas, es como si el lujurioso se sintiera con derecho a hacer lo que desea por cualquier medio.

Continuar leyendo «Eneatipo 8: Lujuria»

Eneatipo 7: gula

«Humor al diván», Tute

La gula se manifiesta en una debilidad por el placer, en una tendencia hedonista; en una insaciabilidad que se traduce en querer más de todo. La insaciabilidad no comporta insatisfacción, porque en su actitud está implícito que puede conseguir eso que tanto desea y busca. La parte carencial es ocultada por el entusiasmo del deseo.

Podemos decir que el tipo 7 ha logrado a algún nivel sustituir su necesidad de amor por la necesidad de placer. En su experiencia temprana, el amor ha sido sustituido por los mimos y el goloso se agarra a ellos para no conectar con el dolor de la frustración de una necesidad más básica. La autocomplacencia, la autoindulgencia son maneras de conformarse, mientras que la rebeldía o la falta de disciplina apuntan a un resentimiento mantenido muy oculto. Tener todo lo que se pueda desear, darse todos los caprichos, ver la vida con un cristal rosado garantiza que no sea necesario sacar ese resentimiento.

Continuar leyendo «Eneatipo 7: gula»

Eneatipo 4: envidia

La envidia se manifiesta como un estado emocional doloroso, un estado de carencia y un ansia por satisfacer esa carencia. Lo excesivo del ansia de amor impide saciarse y estimula mayor frustración y dolor, perpetuando el sentimiento de escasez, de carencia. Nunca se siente feliz con lo que tiene y siempre mantiene una cierta esperanza de obtener lo que le falta, lo que necesita, que se traduce en una constante demanda. Cree que lo que necesita siempre es algo que viene de fuera.

El hambre de amor, la voracidad característica de la envidia tiene su origen temprano en el sentimiento infantil de carencia, de frustración, de celos frente a otra persona que sí posee aquello que uno necesita.

Continuar leyendo «Eneatipo 4: envidia»