Cuando a tu pareja todo le parece bien, no decide nada y tú llevas todo el peso: ¿qué debes hacer?

ROLES ASIGNADOS

La psicóloga Teresa Moratalla asegura que en la mayoría de los casos es por cuestiones culturales, y que la situación se puede trabajar y superar

relaciones pareja estrés ansiedad depresión gestalt terapia terapeuta
Más allá de las cuestiones culturales y de los aspectos de género, lo importante es analizar los roles dentro de la pareja. Getty Images

VÍCTOR ENDRINO CUESTA / RAC1

BARCELONA

28/12/2023 06:00 Actualizado a 28/12/2023 09:14

Si tienes la sensación de que tu pareja se apoya en tus decisiones, que todo lo que dices o haces le parece bien y que en esta relación sólo llevas tú el peso, tiene que saber que no estás sola. Y decimos sola, porque es una situación que, prácticamente en todos los casos de parejas heterosexuales, quien carga con el esfuerzo es la mujer.

No hace falta escarbar demasiado en internet para darse cuenta de que las parejas con algún desequilibrio de este tipo aún abundan. Por eso, hemos consultado a la terapeuta familiar y de pareja, y secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Catalunya (COPC), Teresa Moratalla.

«Cada caso es único y cuesta generalizar, porque en ocasiones puede tratarse de una persona con problemas de autoestima y dificultades para tomar decisiones que se deja arrastrar», advierte la experta. «Pero en la mayoría de los casos, estas cuestiones están muy influenciadas, todavía hoy, por factores culturales», apunta.

Moratalla menciona los aspectos de género porque muchos hombres reproducen lo que se ha venido haciendo durante décadas y marcan los terrenos de las tareas y la toma de decisiones en la familia como dominio de la mujer/madre. «Esto, por desgracia, todavía nos lo encontramos, y eso quiere decir que la mujer es quien arrastra el carro: niños, educación, médicos, vacunas, extraescolares, ropa…», explica. «En cambio, la figura masculina toma decisiones, pero a otro nivel. Quizás en el trabajo es un líder que decide, pero en el ámbito doméstico, lo deja en manos de la mujer», sigue. 

El contexto y las formas de ser

Más allá de las cuestiones culturales y de los aspectos de género, la psicóloga pone sobre la mesa la adopción de roles en la pareja, que puede llevar a este tipo de desigualdad. «Las personas decidimos o dejamos de decidir según en qué contexto estemos. Si tienes una relación de pareja con una persona que es de carácter muy dominante, tú tendrás dos opciones: enfrentarte a asumir que habrá un conflicto abierto a cada decisión que haya que tomar (una relación simétrica), o someterte a las decisiones del otro: uno manda y otro cede».

Esto, con el tiempo, se convertirá en un patrón relacional en el que uno se complementa con el otro. «Es una relación que no será gratificante para ninguno de los dos, porque uno se sobrecargará y se cansará, mientras que el otro se sentirá infravalorado, poco tenido en cuenta. No hay igualdad», añade Teresa Moratalla.

Un patrón que se perpetúa, pero que se puede tratar y revertir

Cuando las tareas se distribuyen porque uno tiene mayor dominio de determinadas áreas que el otro, la maquinaria puede funcionar y, como dice el especialista, «es portable». «El problema viene cuando se perpetúa como patrón relacional y no hay otro. Es decir, que siempre es así. Entonces es cuando puede llegar el desgaste», indica, «porque básicamente crea sensación de insatisfacción».

La forma de resolver este conflicto, que puede llegar a poner en peligro la relación, es mediante la comunicación, especialmente si el problema viene por cuestiones culturales. «Cuando se lo haces ver, el otro suele verlo», explica Moratalla. «Cuando lo ve y puede entenderlo, y se da cuenta de que la otra persona tampoco está satisfecha, se puede trabajar para que cambien las cosas entre ambas personas y se puedan reubicar de forma más equitativa en la relación».

Inseguridades y baja autoestima

La experta reconoce que cuando se trata de un problema de autoestima y falta de seguridad de uno de los miembros de la pareja, la situación necesita un trabajo con mayor profundidad, en una consulta profesional.

De todas formas, y volviendo a la situación de sesgo cultural, Moratalla asegura que hay cosas que pueden hacerse como trabajo para equilibrar la relación. «Muchas cosas, las mujeres las vemos antes que los hombres y, muy a menudo, actuamos de inmediato porque nos han educado así, hemos crecido con estos modelos familiares», asegura. «Y todavía hay muchos hombres -cada vez menos, afortunadamente- que no se han hecho un huevo frito en la vida», sostiene. 

Consejos prácticos en caso de desigualdad en la pareja

La primera indicación que da la terapeuta es hablarlo, expresarlo claro. «Y, en segundo lugar, no adelantarse. Cuando hay uno que estira el carro, ve el problema antes y se levanta antes. Hay que asumir que el otro tiene otros tiempos y se le debe dar la oportunidad de poder levantarse, ya llegará», recomienda.

Pero lo más importante es hablar de ello, ponerlo sobre la mesa, no como un conflicto ni basándose en recriminaciones del estilo «yo soy bueno porque tiro del carro y tú eres malo». También hay que dejar de controlar si el otro lo hace bien o mal, «cada uno lo hará a su manera, no debe controlarse, pero sí pedir compromiso e implicación a la persona que se está dejando arrastrar».

https://www.lavanguardia.com/vivo/relaciones/20231228/9428496/pareja-le-parece-decide-llevas-peso-que-debes-pmt.html